miércoles, 2 de julio de 2008

Las vacaciones

Es increible, como caen los años. Otra vez despido el curso y preparo mi "coco" para uno nuevo. Dicen que tenemos muchas vacaciones, sólo los que no son maestros, claro.

Este año, no tengo muchas ganas de moverme. No he hecho planes, aunque es necesario "cambiar de tercio" no me parece que la climatología vaya a acompañar. Parece que después de ese mes de junio tan lluvioso, julio no me hace sentir los impulsos de otros años a desaparecer, a buscar el mar y los grandes paseos por la playa.

Siempre he sentido que el verano me renueva, me limpia y me inclina a nuevas aventuras. Este año no es así. Me encuentro bien, sin más. Tranquilamente dejo correr las horas sin hacer nada. Tomando un poco de sol y leyendo. Los paseos, con mi Bola, son de monte, que realmente está precioso.

Siento hoy, la necesidad de escribir esto porque es una sensación nueva para mí y la quiero analizar. No me encuentro cansada físicamente. No es que necesite aislarme como en otras ocasiones, pero siento una mortal pereza hacia las maletas...

No me importa moverme, de hecho hoy voy a comer con gente que me apetece ver y echar unas risas , pero luego ...a mi casita.

Disfruto mucho con las visitas, preparo con ilusión la comida y luego, celebro quedarme a mi aire.

En fin, no sé si esto es la madurez, la vejez o un inicio de depresión. No noto que mi vida esté acabando, todo lo contrario. Me siento como sin estrenar y a la vez con mucho por detrás .¿Será una crisis? Espero salir renovada como España de la suya.

Ayer me "papé" toda la sesión del Congreso. Quizá tenga algo que ver y no quiera mi subconsciente gastar por si acaso llega esa famosa crisis, o pueda como indican los catalanes , adquirir los "bonos" que ayudarán a mi pais a salir airosa del bache.

Lo mejor de ahora mismo es que Gabilondo ha vuelto a su horario y disfruto plenamente, sobre todo de sus comentarios iniciales y de sus fotos finales. Las victorias futboleras de España se han visto empañadas para mí, por su ausencia en su hora habitual.

Como veis, tampoco me he desconectado del mundo y en ocasiones hasta disfruto de Pasapalabra cuando me canso de "zaragutear" por el jardín o de la postura horizontal al aire libre.

Bueno,quizá mañana ataque un tema menos intimista pero esto es así.

4 comentarios:

La Solateras dijo...

Es que disfrutar de la casa, sin horario y sin obligaciones, es un verdadero placer; sobre todo de una casa como la tuya.

Déjate llevar y si luego te lo pide el cuerpo, pues te vas. Que las vacaciones de los maestros cunden mucho.

Sol dijo...

Muy bonito tu tema intimista.

Muchas veces lo que no se programa es lo que mejor sale.

La Solateras dijo...

Veo que has estado vaga esta semana, en lo que al blog se refiere. Ya estoy aquí. Besos.

elefancia dijo...

Es que un buen programita de tele después de andar zaraguteando en el jardín es casi, CASI el paraíso.
Un abrazo y felices vacaciones.